Diario de un Desempleado Día 8

¿Qué donde quedo el día 7? Bueno, tener que relatarles otro “Día 1” lo verían tan aburrido que ya no seguirían esta tragicomedia, por ello mejor me lo omito, así cada día donde solo me dedico a dar vueltas en mi cama, con dos cobijas encima gracias al frió de la ciudad.


Diario de un Desempleado Día 8



Mi equipo aún sigue descompuesto, según el correo de la Empresa 2 decía que las pruebas psicométricas que me enviaron se deben resolver sin pausa, ya que son por límite de tiempo. Algo nuevo para mí también, porque todas las pruebas psicométricas que he resuelto para otros empleos han sido a lápiz, no por sesiones online.

Temprano en la mañana, me aliste para salir a la entrevista con la Empresa 1, la dirección que me han dado queda del otro lado de la ciudad, una zona comercial llena de bodegas de empresas grandes y no tan grandes, una zona que en otros lugares se conoce como Zona Industrial, una zona que no había visitado a detalle, así que para no perderme, me programe para llegar una hora antes de la cita, así podría amortiguar en tiempos los inconvenientes con la dirección y ubicación real de las oficinas de la Empresa 1.

Una vez todo listo, partí a tomar el bus que me llevaba lo más cerca de la Zona Industrial, para mi fortuna, un solo bus atraviesa la ciudad de lado a lado, haciéndome ahorrar con un solo transporte. 


Entrevista con Empresa 1

El bus tardo menos de lo estimado en dejarme del otro lado de la ciudad, regalándome 30min de más. Fui en busca de las oficinas de la Empresa 1, supuestamente estaba entre 8 o 10 calles de distancia de donde me dejo el bus. Para mi mala o buena suerte, encontré las oficinas tan rápido que antes de que llegara la hora de la entrevista, tenía más de 1hra 20mins de sobra. Para perder el tiempo deambule por las calles explorando la zona, hasta que me quedaban poco más de 30min antes de la hora citada, decidí ir a las oficinas, esperando tuvieran algún lugar para permanecer sentada hasta que llegara la hora. Y así fue.

—Buenos días, disculpa la espera. — Me decía una señorita alta y delgada, mientras me tendía la mano en señal de saludo.

—Buenos días. — Respondí a ambos saludos.

—Acompáñame por este lado, en un momento más estoy contigo. — Me dirigió a una oficina en donde espere unos minutos más. 

Tiempo que me dio para observar el edificio desde cierta ventana que daba a la calle, suponía que la oficina no llevaba mucho tiempo en mi ciudad, ya que la empresa era de otra ciudad, me imaginaba que están expandiéndose, el edificio era relativamente nuevo, aún conservaba el color blanco cuando lo sacan a la venta. Desde otra ventana podría ver la bodega que estaba tan reluciente que no te creerías que fuese bodega, por lo general siempre tienen un toque más rustico, más de bodega.

—Bueno. — Entro la Srta que me había hecho pasar a la oficina, y mientras se acomodaba en una silla. — Tengo aquí tu CV ¿Traerás alguna solicitud?

—Claro. — le entregue una bien requisitada sin espacios en blanco, como debe de ser.

—Mira, soy fulanita de Recursos Humanos, en RH solo somos 2 personas, quien te contacto vía telefónica es mi segunda en RH, y nosotros nos dedicamos a seleccionar el personal en esta tienda, está el encargado de sucursal, pero él no tiene voto en esto.

Sorprendente para mí, ya que es acostumbre a que el encargado de la tienda sea el que dé la última palabra con respecto a la selección de personal.

—A ver… — Y empezó a realizar todas las preguntas que ustedes ya conocen, esas preguntas que hacen que te muestres tal como eres a detalle. – Bueno, me parece muy, pero muy bien todo tu CV, el único inconveniente es que no conoces el ramo pero todo es cuestión de tiempo para que aprendas. Ahora te platico de qué va la empresa. — Y me platico a rasgos simples lo que es hoy día la empresa, el salario y las actividades del puesto disponible: Facturista. — ¿Dudas?

—¿Hay opciones de crecimiento? — Pregunto porque siempre es bueno verse con ganas de más dentro de la empresa, además pues si es algo que ya traigo como chip, crecer y crecer dentro de una empresa.

—Sí, ¿Hacia dónde quieres crecer?

—A donde haya más posibilidades de superación, no importa si es en campo o en el área de oficinas, no importa, quiero seguir creciendo y si con ello se me recompensa monetariamente, mucho mejor.

—De hecho puedes crecer a donde tú quieras, no importa si es en ventas o en administrativo, por ello no hay problema.

—Me parece perfecto.

—Bueno, si no tienes alguna otra duda, mi compañera te estará llamando en los próximos días para indicarte en qué fecha tienes que volver a venir para un segundo filtro, o en el mejor de los casos, para la capacitación. — La emoción no me la aguantaba, la cara de satisfacción con la entrevista la teníamos ambas personas, podría presumir que tenía el puesto asegurado, sin embargo es muy temprano para emocionarse.

—Ok, estaré esperando la llamada. Le agradezco la oportunidad.

—Al contrario, gracias por el interés

Salí de la oficina y en recepción se encontraba otra chica, esperando a ser entrevistada. El físico de una persona llenita sin alguna característica en especial, como yo: una persona tan común entre este mar de almas.

El salario muy bueno, lo normal para mis expectativas, pero ya es trabajo que no implica una gran demanda de labor, solo es capturar facturas y de vez en cuando atender a algún cliente, pero nada fuera del otro mundo. Me sentí tan bien que de repente mis preocupaciones desaparecieron. Tan bien que sentía que el mundo era otra vez mío…



Diario de un Desempleado

...
...

Helena Sanz

En un principio, uno escribe para sí mismo, luego, cuando me entere de que vos me leía, entonces empecé a escribir para ti. Puedes seguirme si gusta en mis redes sociales, también, puedes compartirme ;3

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por pasarte y leer este Post. Agradecería mucho que me regales tu opinión al respecto en los comentarios (no se borra ninguno por respeto a tu valioso tiempo).