La Invención de la Soledad - Reseña

LA INVENCIÓN DE LA SOLEDAD
Paul Auster.



Paul Auster, Cormack McCarthy, Philip Roth; tres escritores judíos poderosos. Tengo la suerte de haberlos leído. Creo que en el escenario norteamericano actual, lo más distintivo y relevante. Uno lee “La Carretera"de Cormack McCarthy y si de inmediato no se empoza en ti lo dramático de su contenido, lo hace luego de una manera casi destructiva, por la forma como se retuerce en imágenes esa visión de lo que podría pasar en la Tierra ante la locura de los poderosos gobernantes que poseen armas de destrucción masiva.


La Invención de la Soledad - Reseña



Philip Roth en la misma sintonía; con esa forma aparentemente deslucida, ajena de metáforas, pero como Hemingway en “Por Quién Doblan las Campanas”; mete el relato a tu psiquis, a tus poros, de manera inicialmente indolora; pero luego pasa el tiempo y en la forma de recuerdo, cobra fuerza dramática y te sobrecoge.

Raymond Carver goza del mismo talento para lograr esa aplastante permanencia del relato en ti. Norteamericanos todos, pero a diferencia de Carver o Hemingway; creo Auster, McCarthy o Roth, el hecho de ser judíos, les da un peso específico de contundente tristeza y visión desesperanzada de la existencia. Necesitaría la ayuda de Freud y otros especialistas para estudiar seriamente el asunto y esbozar una teoría valedera.

Solo si quieren pisar tierra, mirar las cosas en el trasfondo de lo que significa existir; les recomiendo el libro. Solo tienen que decidir si elegirán veneno, saltar de lo alto de un edificio o lanzarse a las vías del tren.

Les dejo un fragmento del final del libro que espero les guste:

Frases finales del Libro de la Memoria. De una carta de Nadezhda Mandelstam a Osip Mandelstam, fechada el 22-10-38, y no enviada nunca.

“No tengo palabras, amado mío, para describir esta carta...
La estoy escribiendo en el espacio vacío.
Tal vez regreses y no me encuentres aquí y entonces esto será todo lo que tengas para recordarme...
La vida puede durar tanto tiempo... ¡Qué dura y larga se nos hace la muerte en soledad!
¿Es justo un destino así para nosotros que somos inseparables?
Cachorros y criaturas, ¿nos merecemos esto? ¿Acaso merecías esto, ángel mío?
Todo sigue igual que antes. No sé nada, y sin embargo lo sé todo. Cada día y hora de tu vida están claros para mí como en un delirio.
En mi último sueño, yo compraba comida para ti en el sucio restaurante de un hotel, rodeada de un montón de desconocidos. Después de comprar la comida, me daba cuenta de que no podía llevártela porque no sabía dónde estabas...
Cuando desperté, le dije a Shura: “Osia está muerto”.
No sé si aún estás vivo, pero desde que tuve aquel sueño, he perdido tu rastro.
No sé dónde estás. ¿Me escucharás? ¿Sabes cuánto te quiero?
Nunca pude decirte cuánto te amo, ni siquiera puedo decírtelo ahora.
Te hablo a ti, sólo a ti.
Tú estás siempre conmigo, y yo que siempre fui tan valiente y colérica que nunca aprendí a derramar unas simples lágrimas, ahora lloro, lloro y lloro... Soy yo, Nadia. ¿Dónde estás?”
Coloca una hoja de papel en blanco ante sí sobre la mesa y escribe estas palabras.
El cielo es azul, negro, gris y amarillo. El cielo no está allí y es rojo.
Todo esto ocurrió ayer, todo esto ocurrió hace cien años.
El cielo es blanco, huele a tierra y no está allí. El cielo es blanco como la tierra y huele a ayer.
Todo esto ocurrió mañana, todo esto ocurrió dentro de cien años.
El cielo es de color limón, rosa y lavanda. El cielo es la tierra. El cielo es blanco y no está allí.
Se despierta. Va y viene de la mesa a la ventana, se sienta, se pone de pie. Va y viene de la cama a la silla. Se acuesta, mira fijamente el techo. Cierra los ojos, abre los ojos. Va y viene de la mesa a la ventana.
Encuentra otra hoja de papel. La coloca ante sí sobre la mesa y escribe estas palabras con su pluma:
Fue. Nunca volverá a ser. Recuérdalo. 


Helena Sanz

En un principio, uno escribe para sí mismo, luego, cuando me entere de que vos me leía, entonces empecé a escribir para ti. Puedes seguirme si gusta en mis redes sociales, también, puedes compartirme ;3

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por pasarte y leer este Post. Agradecería mucho que me regales tu opinión al respecto en los comentarios (no se borra ninguno por respeto a tu valioso tiempo).