Estimado Alvaro:

Por Migmar M.


obra de migmar m



Hasta ahora me he sentido en deuda contigo. En este nuestro Perú, la cultura hay que degustarla a hurtadillas por eso agradezco ese maravilloso poema de Octavio Paz que me pasaste bajo la mesa- porque se hablaba en esa tertulia de la “profesión”, de los colegas; trivialidades vacías y aburridas que hay que soportar- Se llama “El sediento”; dijiste que era yo y la vuelvo a reproducir:


EL SEDIENTO

Por buscarme poesía,
en ti me busqué:
Deshecha estrella de agua,
se anegó en mi ser
por buscarte poesía en mi naufragué.

Después
solo te buscaba
por huir de mí:
¡Espesura de reflejos
en que me perdí!

Mas luego de tanta vuelta 
otra vez me vi:
El mismo rostro anegado
en la misma desnudez;
las mismas aguas de espejo
en las que no he de beber
y en el borde del espejo,
el mismo muerto de sed.


Luego en Sarclety el bar donde tomábamos unos tragos me pasaste el poema de Dylan Thomas que reproduzco a continuación:


EN MI OFICIO U HOSCO ARTE 
(Dylan Thomas, galés)

En mi oficio u hosco arte
ejercido en la noche en calma
cuando sólo rabia la luna
y los amantes descansan
con sus penas en los brazos,
trabajo a la luz cantora
no por ambición ni pan
lucimiento o simpatías
en los escenarios de marfil
sino por el común salario
de su recóndito corazón.
No para los soberbios aparte
de la rabiosa luna escribo
en estas páginas rociadas
por las espumas del mar
ni para los encumbrados
muertos con sus ruiseñores y salmos
sino para los amantes, sus brazos
abarcando las penas de los siglos,
que no elogian ni pagan ni
hacen caso de mi oficio o arte. 


Me tomo el desquite y te envío el Canto N° 20 de Walt Whitman. Sabes que “Canto a mí mismo” es parte de un poemario más extenso llamado “Una Brizna de Hierba”. Dice de él Leon Felipe


”Whitman no tiene biografía. Ni autobiografía tampoco. Su verdad y su vida, no están en su prosa, están en su canción”.


Se ha dicho que Hegel es el maestro de este rapsoda del hombre moderno. Concha Sardoya ya ha visto además en él influencias filosóficas de Emerson, Carlyle y Fichte.

Es cierto pero siempre que tengamos en cuenta dos cosas:
Que para Whitman las verdades abstractas, son verdades muertas, un reducto de la caduca sabiduría europea, y que no estamos ante un autor académico, escolar, filósofo en el sentido profesional del término. Vuelve a hablar León Felipe:

No tiene otro título ni rótulo a la puertaNo es doctorNi reverendoNi maese…No es un misionero tampoco.No viene a repartir catecismos ni reglamentos,Ni a colgarle a nadie una cruzEn la solapa.Ni a juzgar:Ni a premiarNi a castigar.Viene sencillamente a cantar una canción.

Para qué tanto preámbulo; ahí te envío el Canto N° 20 para que lo goces:


¿Quién anda por ahí anhelante, místico, desnudo?
¿Cómo es que saco fuerzas de la carne que tomo?
¿Qué es un hombre realmente? ¡Que soy yo? ¿Qué vosotros?
Cuanto diga que es mío deberás apropiártelo.
De otra forma, escucharme sería perder tu tiempo.
No voy gimoteando a través de la tierra:
que los meses se pasan, que la tierra es fangosa, miserable y muy sucia.
Gemidos y plegarias serviles son remedios para enfermos e inválidos; quede el conformarse muy lejos de mi vida.
Yo me pongo el sombrero dentro y fuera de casa.
¡Porque tengo que orar?¡Y adorar y andar con ceremonias?
Después de escudriñar en los estratos, de analizarlo todo, de hablar con los expertos y calcular minucias.
He llegado a saber que el sebo mas sabroso va adherido a mis huesos.
Me veo en todos, ninguno es más que yo, ni esmeros un grano de cebada.
Sé que soy fuerte y sano.
Todo marcha hacia mí, constantemente,
Todo me escribe y debo descifrar lo que me dice.
Sé que soy inmortal. 
Sé que mi órbita no podrá ser descrita con compás de artesano,
Que no me perderé como se apaga la espiral que en la sombra traza un niño
con fuego de un carbón encendido.
Sé que soy venerable.
Y no fuerzo a mi espíritu a que explique o defienda,
Pues las Leyes más fijas nunca piden disculpas (Después de todo no soy más orgulloso que el cimiento que sustenta mi casa),
Existo como soy, con eso basa, 
Y si nadie lo sabe me doy por satisfecho,
Lo mismo que si todos y uno a uno lo saben,
Hay un mundo al que tengo por el mayor de todos, que soy yo y que lo sabe,
Si llego a mi destino, ya sea hoy , ya sea dentro de millones de años,
Puedo aceptarlo ahora o seguir aguardando, con igual alegría.
La base donde apoyo mis pies es de granito,
Me río cuando dicen que puede disolverse,
Porque conozco lo que dura el tiempo.


Helena Sanz

En un principio, uno escribe para sí mismo, luego, cuando me entere de que vos me leía, entonces empecé a escribir para ti. Puedes seguirme si gusta en mis redes sociales, también, puedes compartirme ;3

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por pasarte y leer este Post. Agradecería mucho que me regales tu opinión al respecto en los comentarios (no se borra ninguno por respeto a tu valioso tiempo).