De un Quijote a Dulcinea

En algún lugar del mundo, de cuyo nombre no quisiera acordarme, mi tinta se derrama en la mancha de sangre que dejo mi corazón al abandonarte. En aquel lugar escribí la más dulce poesía que de tus eternas melodías salía, la doncella por la cual aun en los peores días seguía adelante, aun cuando este pobre poeta errante no consiguió conciliar el sueño, en las noches donde lidiar con el empeño de continuar por tu camino era pequeño. Tu estrella me inspira de nuevo he ilumina mi destino, un camino por el cual espero y consigo tu felicidad, pareciese mentira, pero es realidad, mi locura es la que aviva mi sed por conseguir volverte a ver, a doquier por donde voy, a todo aquel que se atreva a acompañarme, como mi fiel perro, al único navegante con este capitán en el mar de los abandonados, es al único que le cuento que tengo una doncella, es mi fiel Sancho. 


De un Quijote a Dulcinea



Una hermosa doncella me espera al regresar a su fortaleza, con certeza diré, me espera para tomar el té, en la tarde, al dejar caer el sol y elevar su esplendor con la luz de la luna, dejando presumir que su brillo es lo mejor, lo único que cura mis heridas del corazón. Sancho, algún día te la mostrare, cuando termine mi misión por hacer de este mundo un lugar mejor para su ser, espero con ansias ese día, mientras mi filosofía me mantenga en pie, cuerdo, aunque digan que la locura me ha capturado, aunque digan que ella es cosa del pasado y producto de mi imaginación de soñador, que si bien es cierto, solo me acuerdo de su figura, por las visitas que me hace en cada sueño que tengo todas las noches, sus caricias aun las siento.

Sancho, una mujer es más que un ser con figura exquisita al tacto, a la vista, si ponéis atención a la situación en cada gesto que su rostro haga, veras la maravilla del universo en sus ojos, la energía de su nebulosa al estallar y la maravilla de crear constelaciones al carcajear, una mujer es más que el placer de tener en tus manos una joya, es tener en su corazón un lugar para ofrecer amor, y recibir claro está algo que pareciese eterno. Conseguir llegar al castillo que os resguarda del mundo feo, horrible, donde ningún cuerdo habita, ni siquiera yo, por que no concuerdo con los demás cuando dicen que perdí el camino, cuando yo sé que sigo sus sueños, porque el camino correcto es el que vivo, donde al final del hilo encontrare su felicidad, donde la maldad de cada humillación a este tu fiel servidor, sea transformada en humildad, para servir a quien quiero más, Dulcinea quien a mis días llega en las más oscuras tareas, porque por ella el poeta sueña con derramar tinta, por hacer letras que sigan un renglón, párrafo que mi corazón creo por hacerle sentir la mejor, y por qué lo es, tenerle es lo mejor. Ya quiero verte, sigo adelante sin detenerme, a paso firme aun subiendo pendientes y montañas, aun enfrentando a los terribles dientes de la muerte, nada me para para tenerte en un mundo donde la suerte solo nos sonría, con aquellos que no nos miran con ojos de cobardía ante los soñadores que hacen de la realidad una fantasía. 

No es locura, es amor, es ilusión, es, y posiblemente lo sea, una ironía donde el corazón se deja llevar por el viento, tal vez sin razón pero con la mejor intención, de hacer valer la pena nuestras presencias en esta vida, sobre un mundo lleno de color, lleno de pasión por lo que se vive, aquello que sigue aun después de la muerte: el amor.


Helena Sanz

En un principio, uno escribe para sí mismo, luego, cuando me entere de que vos me leía, entonces empecé a escribir para ti. Puedes seguirme si gusta en mis redes sociales, también, puedes compartirme ;3

2 comentarios:

  1. HERMOSO¡¡¡ ME GUSTA LO QUE ESCRIBES...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :3 Me sonrojas XD
      Muchas gracias... y de verdad, gracias por pasarte y dejar tu huella por estos lares :D Os mando un fuerte abrazo!!! :D

      Eliminar

Gracias por pasarte y leer este Post. Agradecería mucho que me regales tu opinión al respecto en los comentarios (no se borra ninguno por respeto a tu valioso tiempo).