Whatsapp y Yo!

Hubo un momento en la vida donde los mensajes de textos (SMS) eran lo más ocupado para comunicarse, mi teléfono de tapita bastaba para satisfacer las necesidades personales y de trabajo, esa pequeña cámara VGA era todo lo que necesitaba para superar la perdida de mi cámara digital Sony de unos 6MP, una cámara que hasta el último momento me dio fotos que parecían de 20MP. Ese celular tenía un diseño muy elegante, era un LG a rayas negras, no podría haber tenido mayor versatilidad en algún otro teléfono.

Whatsapp y Yo!


Y de repente, de la noche a la mañana una nueva tendencia estaba surgiendo: Whatsapp, por ser nueva desistí de la moda, no quise caer en las nuevas redes sociales que posiblemente eran pasajeras solo para pasar el rato, era una red social más, llena de informalidades de las cuales podía pasar de largo… O eso creí. De repente Ingenieros, Arquitectos, Técnicos, y demás profesionales en sus respectivos ramos me decían cosas como: Mándame el precio por Whatsapp, Avísame si lo tienes con un Whatsapp, mándame un aviso por Whatsapp, etc. En un principio me fue muy rara e incómoda la situación, cada vez crecía el número de usuarios de esta App, ver que cada vez más clientes lo ocupaban como una herramienta, tanto como lo fue el radio de Nextel en su momento, y yo, claro, con un celular GSM de Tapita que con cada día que pasaba quedaba más obsoleto. Resistí lo más que pude y convencí a los clientes de resolver cada situación del uso de la App con una llamada, hasta que mi celular de tapita no dio más, los años lo habían alcanzado y el uso rudo que le daba logro por fin atravesar la característica de los teléfonos de antaño: resistencia al usuario descuidado.

Adquirí un Huawei Y520, esencial para lo que necesitaba, una cámara decente en óptimas condiciones de luz y lo mejor: Whatsapp. Para cuando adquirí mi Y520, el Whatsapp era tan popular que los SMS ya estaban extintos, era una herramienta no solamente fundamental de comunicación, sino de trabajo, tanto que su logro de sincronizar con un PC a mí me facilito la vida, mandar presupuestos, banners y demás archivos que eran tediosos pasar del computador al móvil para enviarlos por este medio. Pero ocupar algo social para el trabajo se vuelve esclavizante, los clientes no suelen reconocer los horarios de trabajo ni la privacidad, por mucho que uno quiera descansar a las 3am, si un cliente tiene un proyecto de remodelación por la noche, puede estarte mandando mensajes para que le respondas lo más pronto, con presupuestos, ideas, correcciones, preguntas o quejas. 

Como suelen pasar las cosas: sin aviso, mi Y520 cae de una manera que nunca lo había hecho, de cara al suelo.. La pantalla se cuarteo, sin afectar la función del touch, haciéndolo aun funcional, hasta que la memoria interna del teléfono empezó a fallar, mandando infinitamente mensajes de error, error que según foros, componer no valdría la pena, ya que el costo superaba el 50% del valor original del teléfono, no era viable. Tuve que esperar hasta después de quincena para tener un tiempo libre y poder ir a comprar otro teléfono, fueron 5 días sin móvil.

Yo pude sobrevivir a ese tiempo sin celular, de hecho me fue de maravilla. Ahora sabía que no tendría notificaciones a las cuales responder lo más pronto posible, incluso me di el lujo de poder decir por el teléfono: Si tuvo tiempo para textearme un mensaje, ¿Por qué no mejor me llamo a la oficina?. Muchos clientes estaban histéricos días después de que no les constaste un mensaje por Whatsapp, enojados como para decirme que “Es una herramienta vital que toda persona debe de tener”. Es obvio que no saben que de hecho, son muchas las empresas que aun prohíben este tipo de comunicaciones, incluidas las RRSS, como la empresa para cual trabajo, odia que estemos ocupando le teléfono personal, siendo que gracias a él facilitamos la comunicación con los clientes y el servicio se hace más amigable, más comprensible. Claro que hay que tomar las debidas precauciones. En fin Mientras los clientes pensaban de qué forma asesinarme por no contestarles los Whatsapp, la vida de cierta forma se hiso más tranquila.

Para mi irónica gracia y des fortuna, hoy tengo un nuevo celular gracias a las cómodas mensualidades que daré mes con mes hasta liquidar lo que hoy se ha convertido para muchos de nosotros, en una herramienta de trabajo indispensable.

Helena Sanz

En un principio, uno escribe para sí mismo, luego, cuando me entere de que vos me leía, entonces empecé a escribir para ti. Puedes seguirme si gusta en mis redes sociales, también, puedes compartirme ;3

16 comentarios:

  1. Yo me resistí lo que pude Helena, pero finalmente cedí, porque me salía más económico y era más rápido a la vez. De todas formas, creo que a veces nos pasamos. Por ejemplo, el otro día fui a comer con mi hijo y ver una peli. Pues a nuestro alrededor, casi todos con el móvil en la mano, sin hablar entre ellos. Uf. Ese es el otro extremo. Un beso Helena ;D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese lado es el lado feo de la tecnología, irónicamente nos aleja mas de las otras personas, incluso podría decir que de la vida misma :(
      Un abrazo margarita :D

      Eliminar
  2. Yo me resistí hasta que tuve que comprar un móvil y ya no los vendían sin internet. Y como nos ha pasado a todos, ahora no me puedo ni plantear el paso atrás, tener un teléfono sin internet parece como del paleolítico xD

    Y te entiendo: yo he estado una semana sin móvil (ni bueno ni malo) y menuda angustia, joder.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al final a todo me acostumbro y luego le agarro tanto cariño que se vuelven indispensables XD Pero bueno, eso ya es otra historia.
      Gracias por pasarte por estos lares mi estimado Holden, os mando un fuerte abrazo :D

      Eliminar
    2. Siempre es un placer visitarte, bien lo sabes. Aunque lleves tiempo sin actualizar guiño, guiño

      Eliminar
    3. JAJAJJAJA -_- Ya pronto! XD (Eso espero)

      Eliminar
  3. A todos nos pasa esto y algunas cosas más, sin duda facilita mucho el trabajo o el quedar y hablar con los amigos o con clientes/ jefes pero tampoco nos tenemos que pasar y por supuesto tener unos límites de horarios.

    Un abrazo fuerte!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son cosas e la vida moderna u.u
      Es un gusto verte por estos lares queridisimo amigo, colega y jefe ;D Os mando un fuerte abrazo y muy buena vibra :3

      Eliminar
  4. Es muy cierto lo que dices, me pasa pero no están malo como la gente cree porque estas mas concentrada en ti en tus cosas, no en los demás. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se me dificulta mucho, cuando son los clientes quienes pagan mi renta XD jajajjaja na! descuida, estoy loca XD
      Aveces es bueno apagar el móvil y encender la vida ;P

      Eliminar
  5. ¡Hola!
    Coincido totalmente con la parte de que para cosas profesionales o de trabajo lo mejor es una llamada de toda la vida. Whatsapp me parece poco serio. ¡Buena entrada!
    ¡Besitos sonámbulos! ★🌙

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Acá ya se ha vuelto indispensable :( No me gusta, pero al final me tengo que adaptar a las tendencias DX.
      Un fuerte abrazo y muy buena vibra!!! :D

      Eliminar
  6. Hola Helena,

    Después de un largo y agitado semestre en la universidad te saludo nuevamente, deseando que te encuentres muy bien y ofreciéndote las disculpas de siempre por mi inactividad en tu blog. :(

    Actualmente tengo una especie de lucha interna en mi cerebro. WhatsApp es una aplicación increíble con un concepto sencillo que definitivamente facilita el día a día. Innegable. El problema surge cuando ésta se convierte en una "necesidad". Aún recuerdo cuando, en las reuniones familiares de fin año, todos eran capaces de sostener una conversación amena con el resto sin tener que retirar el celular del bolsillo para revisar WA. Pero, es lo que hay, y parece que así será por bastante tiempo más.

    Espero que mis palabras tengan sentido. En caso de haberme extendido demasiado, una disculpa.

    Saludos y bonito fin de semana. :)

    P.D: Telegram es mejor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sabes? Es un gusto leer comentarios largos, demuestran un bonito interés por entrar en la conversación que muy pocos merecen o generan.
      Comprendo lo que me dices, en mi situación pasa de ser algo odioso a ser una gran ayuda, puesto que me encuentro lejos de mi familia, es una exquisitez estar conectados a cada rato, aun mas sabiendo lo que duele la distancia, cuando los visito, me he topado con la fortuna de que nadie esta sobre el móvil, siempre trato y tratan de disfrutar que estamos todos juntos :3

      En fin, es un arma de doble filo. Por cierto, he pensado en bajarme Telegram, pero aquí nadie lo usa, así que me seria de poco uso, sino es que nulo, acá creo que gobierna el WA XD

      Un fuerte abrazo y muy buena vibra mi estimado!

      Eliminar
  7. Hola Helena! :D
    Puedo admitir que yo fuí de las primeras que en cuanto salio el whats app, queria instalarselo! ...
    Puedo admitir tambien que era totalmente adcita mandar mensajes, mandaba mensajes a quien fuese con tal de usar la aplicacion ( si, hasta ese grado)
    Pero lo curioso, que todo ese primer "enamoramiento" del whatsapp, vino muriendo, asi como muere el amor...
    Despues de un par de años, llego un momento en mi vida, (justo antes de que empezara con el proyecto del blog IM) que decidi alejarme de todo, del whatsapp, de facebook... ETC. Este alejamiento me duro unos meses, hasta que volvi al ruedo, pero de manera distinta, sin tanta "adiccion".. E incluo... puedo admitir ahora que...
    "me da flojera escribir mensajes y enviarlos por whatsapp"
    "me da flojera leer los mensajes"
    "...leer las cadenas, imagenes... videitos... etc"

    ( pero aun asi, lo tengo, para lo basico, para lo que tu comentas, para los trabajos, y por que ya se ha vuelto una herramienta esencial)
    que va, pero la neta es que ahora me da flojera de verdad... esa flojera que no se elimina.. y que se elimina solo eliminando el whatsapp, pero pues, por razones de trabajo.. no se puede..

    en fin...

    Gracias por compartirnos tu experiencia! y me sorprende lo que sucedio contigo y el whatsapp, creo que fue totalmente que yo al principio.. XD

    Gracias Helena, y disculpa que apenas me paso por aqui, pero bueno, ultimamente casi no he dedicado tiempo a estar por estos rumbos bloggeros...

    ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un honor verte por estos lares, y espero ahora con "Punto" no sea la ultima vez u.u
      Yo desde siempre he ignorado las cadenas/videitos/notas-falsas, así vengan de mis tías, mi mamá o de los clientes que según te estiman XD Se enojan pero me las siguen mandando aun sabiendo que esas cosas las ignoro XD

      De verdad quiero verte mas por estos lares blogger... Os mando un fuerte abrazo!!!! :3

      Eliminar

Gracias por pasarte y leer este Post. Agradecería mucho que me regales tu opinión al respecto en los comentarios (no se borra ninguno por respeto a tu valioso tiempo).