Mortales



En el inmóvil sufrimiento de las cosas
se puede reconocer el estado de ánimo
ese estado fluctuante
de las diversas inclinaciones y perspectivas
sondeadas en la oscuridad de nosotros mismos
en la incongruencia estridente y feroz
ante la certeza 
de un significado oculto que escapa
al intercambio de los olores de esta vida
de la vida y la muerte
que el sepulturero con su olor de muerte
bebe para quitarse ese olor con cerveza.
Olor a cerveza
que solo el olor a muerte quitará a los bebedores.
Todo deshaciéndose 
intentando arrastrarnos es su disolución
en la prisión del cuerpo mortal
en el apartamiento del alma
en el inicio de una vida ultraterrena.
Señorear las fuerzas del universo 
reconociendo en ellas un orden
cuya partitura fue escrita 
con un secreto designio
cuyos principales custodios
debiéramos ser nosotros
pero el orden perfecto del Universo
sufrirá un desgarrón irreparable
porque a los mortales 
conviene solo lo mortal.


***


Mortales
Obra de

Helena Sanz

En un principio, uno escribe para sí mismo, luego, cuando me entere de que vos me leía, entonces empecé a escribir para ti. Puedes seguirme si gusta en mis redes sociales, también, puedes compartirme ;3

1 comentario:

  1. La he leído tres veces seguidas Helena, no porque no la comprendiese, al contrario, por la fuerza que tiene. Me ha encantado. Muchos besos :D

    ResponderEliminar

Gracias por pasarte y leer este Post. Agradecería mucho que me regales tu opinión al respecto en los comentarios (no se borra ninguno por respeto a tu valioso tiempo).